Mientras manifestantes oponen la biotecnología, cuatro organizaciones donan dos toneladas de comidas a un pueblo en México